Si tu hijo con discapacidad visual tiene baja visi√≥n -es decir, tiene problemas para ver pero la vista le resulta √ļtil para hacer sus actividades cotidianas- los servicios de baja visi√≥n pueden ayudarle a aprovecharla al m√°ximo.

Estos servicios incluyen un tipo especial de examen realizado por un profesional de atención oftalmológica con formación en el campo de la baja visión, así como las recomendaciones del especialista y el seguimiento. Los expertos en baja visión son oftalmólogos y optómetras que se especializan en el diagnóstico y tratamiento de las personas con baja visión.

Aunque en general, los oftalm√≥logos y opt√≥metras tratan las enfermedades del ojo y miden la visi√≥n para recetar anteojos o lentes de contacto, las prescripciones de este tipo est√°ndar normalmente no ayudan a ver mejor a las personas con baja visi√≥n. En lugar de ello, se usan ciertos dispositivos de baja visi√≥n y ciertas t√©cnicas para contribuir a aprovechar al m√°ximo la visi√≥n remanente y todo esto puede ayudar a tu ni√Īo a usar la vista con m√°s eficacia. Es por eso que resulta importante conseguir que tu profesional principal de atenci√≥n ocular que haga el diagn√≥stico y trate la afecci√≥n visual de tu hijo, te derive a un especialista en baja visi√≥n si √©l mismo no est√° preparado para atender esta √°rea. Si no, puedes consultar la gu√≠a Encuentra servicios.

Si tu hijo tiene un maestro de estudiantes con discapacidad visual, este puede ayudarlos a ti y a √©l a prepararse antes de la primera visita a una cl√≠nica de baja visi√≥n donde brindan estos servicios, de modo que calcules los tipos de preguntas que te va a convenir hacerle al profesional. El maestro tambi√©n puede acompa√Īarte para proporcionar informaci√≥n acerca de la vista de tu hijo y para controlar que t√ļ y el ni√Īo entiendan los tests y las recomendaciones del doctor.

Gama de servicios

Los servicios que una clínica de baja visión o un profesional brindan, incluyen los siguientes:

  • Examen cl√≠nico de baja visi√≥n, que difiere de un test visual t√≠pico y usa materiales especiales para evaluar c√≥mo ve la persona que tiene baja visi√≥n. Normalmente, se investigan muchas dimensiones de la vista, tales como agudeza visual, campo visual y muchas otras.

  • Prescripci√≥n de dispositivos de baja visi√≥n, si corresponden y recomendaciones sobre las t√©cnicas de adaptaci√≥n a usar en las actividades cotidianas.

  • Entrenamiento en el uso de los dispositivos prescritos impartido en la cl√≠nica por un teraupeuta diplomado en baja visi√≥n o por el maestro de estudiantes con discapacidad visual de tu hijo.

  • Otros entrenamientos relacionados, como el de orientaci√≥n y movilidad (OyM).

El especialista en baja visi√≥n no trata m√©dicamente la afecci√≥n visual de tu hijo; m√°s bien examina c√≥mo funciona el ni√Īo con la vista que tiene. Este examen incluye la historia de su vista y para evaluar su vista de cerca y de lejos se emplean tablas y materiales especiales que no forman parte generalmente de los ex√°menes usuales de la vista. Despu√©s de examinar a tu hijo, el especialista en baja visi√≥n te va a explicar qu√© dispositivos o t√©cnicas pueden contribuir a mejorar su funcionamiento visual. En muchos casos, les va a mostrar dispositivos √≥pticos o de otro tipo y les va a ayudar a analizar su uso. Entre estos, se incluyen:

  • dispositivos √≥pticos de baja visi√≥n, que usan lentes para mejorar la vista, tales como lupas, telescopios o televisores lupa (ver Dispositivos de baja visi√≥n: Panorama general). Estos dispositivos tienen que adecuarse correctamente a la vista de tu hijo, de modo que siempre tienen que ser prescritos por un profesional especializado y no deben comprarse “listos para usar”.

  • dispositivos no √≥pticos, tales como iluminaci√≥n de alta intensidad o atriles.

  • t√©cnicas de adaptaci√≥n, tales como visi√≥n exc√©ntrica, mejor posici√≥n o el uso de una iluminaci√≥n mejorada.

Entrenamiento y pr√°ctica

Nunca va a ser demasiado el √©nfasis que se ponga en la importancia del entrenamiento y la pr√°ctica supervisados con respecto al uso de cualquier dispositivo √≥ptico de baja visi√≥n que se le haya prescrito. La utilizaci√≥n de estos aparatos no es tan f√°cil como ponerse un nuevo par de anteojos; requiere aprender destrezas especiales y practicarlas durante mucho tiempo. Sin esto, tu hijo puede llegar a la conclusi√≥n de que el dispositivo no funciona o que es demasiado dif√≠cil o que lo cansa usarlo. Los estudiantes tambi√©n pueden sentirse t√≠midos e inc√≥modos si emplean algo que los hace ver diferentes de sus amigos. Si tu hijo ha tenido suficiente pr√°ctica y apoyo para ayudarlo a darse cuenta de c√≥mo el uso de un dispositivo le puede dar m√°s independencia en su vida diaria, ¬°los beneficios de una mejor visi√≥n pueden en √ļltima instancia ser un contrapeso de su timidez! Y as√≠, los servicios de baja visi√≥n pueden contribuir mucho a su habilidad para funcionar con eficiencia en la escuela y la vida diaria.