PaƱales, paƱales y mĆ”s paƱales: Ā”es increĆ­ble la cantidad que has cambiado desde que naciĆ³ tu hijo! ĀæQuĆ© padre no ha soƱado con el dĆ­a en que los paƱales desaparezcan para siempre? Sin embargo, el entrenamiento para ir al baƱo tambiĆ©n es un tema en el que muchos padres piensan y anticipan con aprensiĆ³n. Aprender a usar el baƱo en forma independiente es una de las tareas que tu hijo necesitarĆ” dominar para cuidar sus propias necesidades, pero no te preocupes, todo no tiene por quĆ© funcionar perfectamente de repente. Los niƱos discapacitados visuales, como los demĆ”s, pueden llegar a manejar el uso del baƱo por sĆ­ mismos.

La mayorĆ­a de los padres no comienza con el entrenamiento en el uso del orinal hasta que su hijo tiene alrededor de 2 aƱos y la mayorĆ­a de los niƱos no tienen el desarrollo que posibilite el ejercicio del control necesario hasta que tienen por lo menos 18 meses de edad. Sin embargo, tus rutinas diarias relacionadas con el cambio de paƱales y su eliminaciĆ³n pueden empezar a ayudar a tu hijo a prepararse mucho antes de esa edad. Tales rutinas tambiĆ©n le ayudarĆ”n a aprender acerca de sĆ­ mismo y del mundo.

  • Usa una rutina sistemĆ”tica con los paƱales de modo que tu hijo sepa quĆ© esperar. Debes decirle: “Es hora de cambiar tu paƱal,” mientras le das unas suaves palmaditas en el trasero. A medida que avanzas en los pasos del cambio, nombra cada uno de ellos, por ejemplo, “Ahora te estoy quitando el paƱal hĆŗmedo”. El uso de los mismos pasos y del mismo lenguaje todas las veces ayudarĆ” a que tu bebĆ© empiece a anticipar lo que va a suceder a continuaciĆ³n.

  • A medida que tu bebĆ© se aproxime a su primer cumpleaƱos, empieza a involucrarlo activamente en partes de la rutina de los paƱales. Por ejemplo, puede ayudarte a bajarse los pantalones o alcanzarte el tubo de pomada que uses.

  • Nombra las partes de su cuerpo a medida que las tocas durante el cambio de paƱales, empleando siempre el nombre adecuado de cada una. Esto va a ayudar a tu hijo a aprender acerca de su cuerpo, especialmente, si no puede verlo.

  • Una vez que tu bebĆ© camine y tenga movilidad, pon unos cuantos paƱales donde pueda alcanzarlos y estimĆŗlalo para que saque uno cuando sea la hora de cambiarlo. Esto le va a ayudar a reconocer cuĆ”ndo lo necesita. TambiĆ©n le va a dar un motivo para moverse y al mismo tiempo contribuirĆ” a que se dĆ© cuenta de que cada cosa tiene un lugar para guardarla.

  • Hablar acerca del uso de baƱo es una parte importante del entrenamiento correspondiente. Por ejemplo, explĆ­cale a tu hijo quĆ© sucede cuando estĆ” orinando o cuando tiene un movimiento intestinal en su paƱal, y hazle saber que los chicos y chicas grandes lo hacen en el inodoro. Hay muchos libros Ćŗtiles escritos sobre este tema para niƱos en la primera infancia.

  • Permite que tu hijo te acompaƱe al baƱo si te sientes cĆ³moda en esa situaciĆ³n. Dile lo que estĆ”s haciendo. Cuando el inodoro estĆ© limpio y no se lo estĆ© usando, permĆ­tele que lo toque para ver de quĆ© se trata. Los dos juntos pueden descargar el agua y oĆ­r el ruido que hace. Ā”No olvides advertirle antes de hacerla correr para que no se sobresalte!

ĀæCĆ³mo sabes si tu niƱo pequeƱo estĆ” listo para comenzar el entrenamiento formal con el orinal? Ve Ā”Es hora de sentarse en el orinal!