Dado que los reci√©n nacidos duermen 15 horas o m√°s por d√≠a, ¬Ņc√≥mo puede ser que siempre parezcan estar despiertos durante la mitad de la noche? Todos los beb√©s plantean un desaf√≠o a los padres cuando se trata de conseguir que adquieran un horario de sue√Īo que tambi√©n permita dormir a los otros miembros de la familia. Pero a medida que tu beb√© se aproxime a su primer cumplea√Īos y despu√©s de este, sus patrones de sue√Īo deber√≠an volverse m√°s normales o t√≠picos. Es decir, puede hacer una siesta por la ma√Īana o por la tarde, pero la mayor parte de sus horas de sue√Īo deben ser las de la noche. La cantidad de veces que se despierta de noche debe disminuir tambi√©n.

Algunos ni√Īos peque√Īos o que ya caminan y que son discapacitados visuales, tienen dificultades en lo que se refiere a un horario “normal” de sue√Īo. Nadie sabe exactamente por qu√© les resulta tan dif√≠cil aprender a regular su sue√Īo. Una creencia ampliamente difundida es que el beb√© que tiene problemas para ver no observa los cambios de luz en el entorno como lo hacen los que ven. Puede ser que tu hijo no pueda ver c√≥mo se pone el sol, lo que da la se√Īal de la llegada de la noche que provoca reacciones de sue√Īo en el cerebro. Hay estudios en curso para averiguar si el sistema visual estimula la producci√≥n de los elementos qu√≠micos que producen las reacciones que llevan a dormir. Otras teor√≠as especulan sobre la vinculaci√≥n de la percepci√≥n de luz con los ritmos del cuerpo que incluyen dormir y despertarse.

Cambiar los patrones de sue√Īo

Aqu√≠ siguen algunas maneras de ayudar a tu beb√© a desarrollar patrones de sue√Īo normales.

Establece una rutina con respecto a la hora de ir a la cama. Una forma es sentarse con él todas las noches alrededor de la misma hora y leerle en voz alta o cantarle. La clave es hacerlo tranquilamente, lejos de los ruidos de otras actividades de la familia.

Trata de habituar a tu beb√© a dormir solamente en su cuna o cama, en lugar de que haga una siesta en el sof√° o en su corralito. Si empez√≥ a dormirse contigo desde un principio, empieza a pasarlo a su propia cama tan pronto como te sientas c√≥moda con esa idea. Es importante que aprenda d√≥nde se espera que duerma. Si s√≥lo lo hace en la cuna, va a llegar a reconocer que cuando lo ponen all√≠ es hora de dormir y que la cuna o cama es su “espacio” especial.

Si tu beb√© se despierta durante la noche, trata de esperar un poquito antes de levantarlo para ver si puede calmarse y volver a dormirse. Todos los beb√©s se despiertan durante la noche y les lleva un cierto tiempo aprender a dejarse volver al sue√Īo.

Si hace falta que te acerques a tu beb√© durante la noche, usa una voz suave que lo calme y si tiene baja visi√≥n, mant√©n la habitaci√≥n con una luz tenue. Pon todo lo que puedas necesitar -pa√Īales, toallitas, mamaderas- cerca, de modo que no tengas que hacer ruido para encontrarlas.

Si tu beb√© duerme varias horas sin interrupci√≥n, pero no de noche, trata de limitar la duraci√≥n de sus siestas durante el d√≠a. Puede ser necesario que lo hagas en forma gradual, cortando 10 minutos cada semana. Aunque hay muchas diferencias entre los beb√©s, con frecuencia duermen tres veces durante el d√≠a, para llegar a un promedio total de cuatro a seis horas de siesta, hasta que tienen seis meses. Entre los seis y los nueve meses, pueden hacer una siesta s√≥lo dos veces por d√≠a y el tiempo disminuye a un total de dos horas y media a cuatro. Cuando se acercan a su primer a√Īo, el tiempo que duermen durante el d√≠a puede bajar hasta ser dos o tres horas. A los dos a√Īos, un ni√Īo peque√Īo puede hacer una siesta una vez por d√≠a durante dos horas o menos. A los tres, la mayor√≠a de los peque√Īos s√≥lo duermen una vez durante el d√≠a con un promedio de una hora o algo as√≠ de sue√Īo. Ten cuenta que si tu hijo toma alguna medicaci√≥n, eso puede afectar su horario de sue√Īo. Controla con el doctor qu√© puedes esperar con respecto a su horario de siestas.

Es m√°s probable que un ni√Īo activo duerma regularmente. Mant√©nlo ocupado lo m√°s posible en actividades a lo largo del d√≠a as√≠, cuando llegue la hora de la siesta o de acostarse a la noche, va a estar dispuesto a cerrar los ojos y dormirse.

A algunos ni√Īos con discapacidad visual les ayuda una dosis de melatonina, una sustancia natural que se produce en el cerebro y se piensa que est√° vinculada al sue√Īo. Preg√ļntale al m√©dico de tu beb√© si esta u otra sustancia puede ser √ļtil.

Finalmente, si la forma de dormir de tu beb√© es irregular y est√°s recibiendo servicios de intervenci√≥n temprana, lleva un registro de las horas que duerme y est√° despierto y comparte esa informaci√≥n con el equipo. Sus miembros, que han trabajado con una gran variedad de familias, pueden tener sugerencias √ļtiles que tal vez no se te hayan ocurrido para conseguir que tu beb√© adquiera un horario de sue√Īo m√°s regular.