Rachel, una alumna de primer a√Īo de la escuela secundaria con baja visi√≥n, no estaba nada contenta cuando descubri√≥ que Beth hab√≠a invitado a su mejor amiga, Liz, para ir al cine y a ella no. Cuando hablaron de esto, Liz dijo: “Bueno, puede ser que Beth entendi√≥ que no puedes ver la pantalla y por eso no te llam√≥”. ¬°Eso realmente enoj√≥ much√≠simo a Rachel! Parec√≠a que nadie entend√≠a su problema visual‚ÄĒni sus amigas, ni sus padres, ni sus profesores.

No importa lo cerca que estés de tu hijo, puede haber momentos de su vida en los que sienta que necesita tener alguna otra persona con quien hablar o aprender algo. Un adolescente mayor que él o un adulto que sea discapacitado visual puede ser exactamente la persona adecuada para actuar como su modelo de conducta o asesor/guía. A su vez, tu hijo puede convertirse en modelo de conducta o asesor/guía de un chico menor que él con deficiencia visual.

Compartir experiencias con otra persona discapacitada visual puede ayudarle a tu hijo a entender que no está solo, que otros han sentido lo mismo que él. Otra cosa igualmente importante es que un modelo de conducta puede demostrar que tener una discapacidad visual no impide a nadie ser activo y tener éxito. Tu hijo puede convencerse y aprender de cualquiera de las siguientes personas:

  • Un estudiante universitario que le hayan presentado y que viva en una residencia o en el campus, se compre su propia ropa y participe en diversas actividades extracurriculares.

  • Un estudiante secundario mayor de la escuela, que sea popular, saque las notas m√°s altas y use una variedad de dispositivos de tecnolog√≠a de apoyo. El s√≥lo hecho de observar a esa persona puede ayudar a tu hijo a superar cualquier resistencia que tal vez sienta con respecto al uso de sus instrumentos auxiliares de baja visi√≥n o instrumentos de tecnolog√≠a de apoyo que tema que lo hagan parecer diferente.

  • Un compa√Īero de clase que se desplace por toda la ciudad con transporte p√ļblico: Hablar con esa persona le puede ayudar a darse cuenta de que su instructor de orientaci√≥n y movilidad realmente tiene una raz√≥n para ense√Īarle a cruzar intersecciones de calles con el bast√≥n.

Los asesores/gu√≠as con frecuencia son modelos de conducta que asumen el rol adicional de apoyar a tu hijo en el desarrollo de nuevas destrezas. Por ejemplo, el estudiante secundario mayor que usa toda una gama de instrumentos tecnol√≥gicos de apoyo puede ense√Īarle a tu hijo c√≥mo utilizar un programa lector de pantalla, mientras lo alienta a usar los instrumentos auxiliares que ya tiene. A veces, los asesores/gu√≠as son cajas de resonancia que le brindan aportes y consejos. Si Rachel hubiera hablado de sus sentimientos cuando no le pidieron que fuera al cine, con alguna estudiante discapacitada visual, esa asesora/gu√≠a podr√≠a haberle sugerido que invitara a Beth y Liz a ir con ella y les explicara que, a menos que ella se lo diga, quiz√°s no sepan cu√°nto le gusta el cine, aunque no pueda ver claramente la pantalla. El asesor/gu√≠a de tu muchacho tal vez haya sido dejado fuera de algo a causa de su discapacidad visual y pueda contarle c√≥mo manej√≥ tales sentimientos.

Tu hijo tambi√©n puede aprender acerca de trabajos y carreras en las que participan personas discapacitadas visuales, si se re√ļne con adultos que tienen empleo. El sitio web CareerConnect es una herramienta que puede ser √ļtil que tu hijo y t√ļ investiguen. Ayuda a la gente joven con discapacidad visual a reunirse con asesores/gu√≠as que trabajan en √°reas que tal vez les interesen. Si quiere saber m√°s acerca de un √°rea espec√≠fica de estudios y no puedes encontrar a otra persona con deficiencia visual que trabaje en ese campo, ayudarlo a encontrar un asesor/gu√≠a, aunque no tenga problemas con la vista, puede proporcionarle apoyo y est√≠mulo.

Hay muchas comunidades que tienen programas de fin de semana o de verano para jóvenes con discapacidad visual. Habla con tu hijo para ver si le gustaría participar en alguna actividad de este tipo donde pueda encontrar a otras personas con deficiencia visual, para divertirse y aprender cosas nuevas al mismo tiempo. El maestro de estudiantes con discapacidad visual de tu hijo tal vez pueda recomendarle una actividad de este tipo. Otras posibles fuentes de información son el departamento de educación o la agencia de rehabilitación de tu estado.

Tambi√©n es conveniente que tu hijo reconozca la importancia de hacer aportes a los dem√°s. Estim√ļlalo para que sea modelo de conducta de otros chicos menores con discapacidad visual o de otro tipo. Recu√©rdale cu√°nto admiraba √©l a sus propios modelos de conducta y ay√ļdale a ver que puede serlo tambi√©n. Involucrarse en una relaci√≥n de esta clase puede ser una experiencia enriquecedora y tambi√©n, muy significativa.