Los aƱos de la adolescencia pueden poner a prueba la paciencia de la mayorĆ­a de los padres y, los de jĆ³venes con discapacidad visual no son la excepciĆ³n. Con emociĆ³n puedes darte cuenta de que tu hijo estĆ” luchando por su identidad como persona con problemas visuales, por eso hemos reunido aquĆ­ algunas informaciones para ayudarte a apoyar a tu hijo en lo afectivo. Asimismo, quizĆ”s veas que tu hija quiere peinarse, usar maquillaje y vestirse a la Ćŗltima moda. Con las sugerencias que te proporcionamos aquĆ­, puedes darle algunas ideas acerca de cĆ³mo manejar estas tareas de autoayuda o de cuidado personal con eficacia, como persona con baja visiĆ³n o ceguera.